Blog Basta Suelta

De todas las alfombras rojas del mundo del cine, la del Festival de Cine de Cannes, en la Riviera francesa, me parece la más genial, completa, divertida y creativa.

El festival dura 11 días (termino este 22 de mayo), o sea, no es una fiesta de una noche como el Óscar. Reúne a todo el mundo, no solo a estrellas de un país, sino a estrellas de Asia a Latinoamérica. Ocurre de día, con la presentación del cast de películas con el mar de fondo; y de noche, en una alfombra roja amplia que incluye hasta escalinatas. Es decir, ofrece moda para el sol y para la luna, y para más de un día, lo que seguramente las actrices encuentran complicado porque cada día hay que destacar igual o más que el anterior, pero para los que las admiramos de lejos es más amplio que una semana de la moda, con más ideas para diferentes cuerpos y personalidades. No podría ser más completo.

Cannes Film Festival 2016

La modelo brasileña Izabel Goulart en Cannes este año.

Además, como ocurre en Francia -que para muchos es la cuna de la alta costura-, todo se impregna de esa idea francesa del vestir, en que nadie anda de uniforme ‘fashion’, sino que cada quien viste lo que quiere sin importar lo que puedan pensar los demás. Así aparecen los looks más inesperados y atrevidos, lo que hace la pasarela todavía más excitante.

Por supuesto, en los últimos años se han ‘producido’ looks –dejando menos a la espontaneidad de la actriz- y se nota que las estrellas llegaron hasta con seis maletas y stylists a cuestas, con un labial para cada día, lo que ha hecho que la cosa tome un poco del glam de Hollywood, más pensado para mediatizarse, para agradar a la masa, para hacer tendencia y con menos riesgo. Pero todavía vive el espíritu francés con trajes que solo caben, por su amplitud, en la alfombra roja de Cannes.

Los hombres no pueden dejar de mencionarse, porque mientras que por acá por América tienen pocas opciones, los europeos ven la moda masculina con otros ojos, y aparecen muy creativos, liberados y coloridos. Toda una lección masculina para este lado del mundo.

Con todo eso a su favor, decididamente Cannes es mi alfombra roja favorita, pero además se nota que para los actores es la más divertida, con más gestos espontáneos, más conversa e interacción con los fotógrafos y periodistas. Tal vez sea el mar cercano, que es casi verano en el norte o ese savoir faire de los franceses que los hace disfrutar más el momento. Sea cual sea la razón, pese a que acá no vemos la transmisión de las premiaciones, no conocemos a sus presentadores, del jurado tal vez un actor o actriz sea mundialmente conocido y que poco nos cacarean los medios sobre quién ganó qué premio… Cannes deja una estela en la moda que me encanta.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *